Clases de sociedades en españa

Sl company spain

Los 3 tipos de entidades empresariales más comunes son la empresa unipersonal, la sociedad de responsabilidad limitada (SRL) y la sociedad anónima. Cada una tiene sus propias ventajas y desventajas, dependiendo de lo que usted y su negocio necesiten.3 min read

Los tres tipos de entidades empresariales más comunes son la empresa unipersonal, la sociedad de responsabilidad limitada (SRL) y la sociedad anónima. Cada una tiene sus propias ventajas y desventajas, dependiendo de lo que usted y su negocio necesiten.

Los propietarios únicos son la entidad empresarial más básica. Las dirige un solo propietario, que tiene todo el poder de decisión en la empresa, pero también toda la responsabilidad. Esto significa que cualquier gasto relacionado con el negocio saldrá directamente de sus finanzas personales, ya que las finanzas personales y las del negocio estarán entremezcladas. La empresa unipersonal puede resultar atractiva para quienes no tienen interés en dirigir una gran empresa o pasar por un proceso de puesta en marcha más complicado.

Un paso más allá de la empresa unipersonal en términos de complejidad es la sociedad de responsabilidad limitada, o LLC. La LLC se creó en las legislaturas estatales de los años 80 y 90 como un híbrido de la empresa individual y la sociedad anónima con la intención de estimular el crecimiento de las pequeñas empresas. Como tal, esta entidad combina la administración y el tratamiento fiscal más sencillos de la empresa individual con las protecciones de responsabilidad limitada de la sociedad anónima. Es muy popular entre quienes buscan tener una operación más grande que una empresa individual, pero no tan compleja como una corporación.

Comentarios

Los impuestos españoles pueden recaudarse a nivel nacional (estatal), regional (autonómico) o local (ayuntamientos o autoridades municipales).    Además, los impuestos españoles pueden dividirse en tres grupos: impuestos, tasas y contribuciones especiales.    En cualquier caso, y como visión general, los derechos y las contribuciones especiales se activan a cambio de un servicio o prestación pública, como la tasa de aparcamiento o la tasa de basuras.

Desde el punto de vista de la fiscalidad directa, existen otros impuestos aplicables, como el impuesto sobre bienes inmuebles y el impuesto sobre actividades económicas, y otros que sólo se aplican a las personas físicas, como el impuesto sobre sucesiones y donaciones y el impuesto sobre el patrimonio.

En cuanto a la fiscalidad indirecta, en España son aplicables el impuesto sobre el valor añadido (IVA) y el impuesto sobre transmisiones patrimoniales.    El IVA está regulado según las normas de la UE en virtud de la Directiva del IVA.    El IVA no es aplicable en las Islas Canarias, Ceuta o Melilla, que no se consideran territorios españoles desde el punto de vista del IVA.    En su lugar, estas regiones aplican sus impuestos específicos sobre las ventas.    La mayoría de los aspectos del impuesto sobre transmisiones, incluidos los tipos, las deducciones y las formalidades a la hora de presentar las declaraciones de impuestos, están determinados por las leyes fiscales regionales.

Cultura empresarial España

Existen muchos tipos de entidades empresariales en España. En este post, nos centraremos únicamente en las principales diferencias entre la sociedad de responsabilidad limitada y la sociedad anónima, dos de las modalidades más utilizadas para constituir empresas en España.

La Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.L.) es el tipo de empresa más común a la hora de iniciar un negocio en España. ¿Por qué? Por la facilidad para constituirla.

Hay que tener en cuenta que este proceso requiere una serie de pasos a seguir, como la obtención de documentos oficiales (NIE, CIF, PoA) o la preparación de todos los documentos notariales para la constitución. GD Global Mobility le acompaña en el camino de la creación de una empresa en España.

Una Sociedad Anónima ( S.A.) es una agrupación de personas o entidades que se crean y desarrollan para un fin común. La Sociedad Anónima debe tener un capital mínimo de 60.000 euros, que debe ser desembolsado por al menos el 25%. La responsabilidad de los socios por posibles deudas está limitada al capital aportado.

Estructura empresarial en español

Un empresario individual (autónomo) sólo requiere un accionista. Este accionista responde plenamente con su patrimonio personal de todas las obligaciones relacionadas con la empresa. El proceso de constitución de la empresa es muy sencillo y dura aproximadamente un día. No se requiere un capital mínimo.

Una empresa constituida como sociedad civil.  Para constituir una sociedad civil se necesitan al menos dos socios. Cada socio tiene responsabilidad ilimitada con su patrimonio privado por las deudas de la empresa. La sociedad se constituye únicamente mediante la celebración de un contrato de sociedad. No se requiere un capital mínimo ni una inscripción en el registro. La sociedad colectiva es, por tanto, rápida y económica de constituir.

La sociedad más frecuentemente creada en España es la Sociedad de Responsabilidad Limitada (S. L.). Para ello se necesita al menos un accionista. Si sólo hay un accionista, la denominación social debe identificar a la empresa como sociedad unipersonal. La responsabilidad de los accionistas se limita a sus aportaciones. El capital requerido es de al menos 3.000,00 euros y debe estar totalmente desembolsado en el momento de la constitución. La constitución de una sociedad de responsabilidad limitada requiere la certificación notarial obligatoria y la inscripción en el Registro Mercantil español.

También te puede interesar