Clases de protección en aparatos eléctricos

Clase eléctrica

A la hora de seleccionar una fuente de alimentación, hay que tener en cuenta muchas especificaciones y requisitos. En particular, tendrá que considerar la clase de protección que necesita y si puede ser necesaria una toma de tierra funcional para mitigar las interferencias electromagnéticas (EMI). En esta guía, hablaremos de las clases de protección de la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI) y explicaremos en qué se diferencian unas de otras. También explicaremos en qué se diferencia la toma de tierra funcional de la toma de tierra y qué implicaciones tiene para los dispositivos eléctricos, especialmente en los mercados médicos.

La clase I de la CEI protege contra las descargas eléctricas mediante la combinación de una toma de tierra de seguridad y un aislamiento básico. Un aparato de clase I tiene un chasis conductor conectado a la toma de tierra de protección. Estos aparatos deben tener un cable de alimentación de seguridad aprobado de 3 hilos que contenga un conductor de tierra de protección. Este cable de tierra está unido o atornillado a la chapa del aparato. T En lugar de pasarlo a la persona que está en contacto con el aparato. Las unidades electroquirúrgicas, los catéteres de presión arterial y los sistemas de electrocardiograma (ECG) suelen ser equipos de clase I.

Clase de protección 1

La Comisión Electrotécnica Internacional (CEI) ha definido tres clases de seguridad para las fuentes de alimentación: Clase I, Clase II y Clase III. Estas tres clases se utilizan para identificar diferentes métodos para evitar que el usuario de la fuente de alimentación se vea sometido a tensiones peligrosas procedentes de la fuente de alimentación de entrada. Aunque es fácil entender las diferencias entre las clases de la CEI, muchos ingenieros no están familiarizados con las definiciones, por lo que este blog presentará una rápida explicación de las diferencias entre las clases.

En las fuentes de alimentación de clase I de la CEI, el usuario está protegido de los niveles peligrosos de tensión de entrada mediante al menos una capa de aislamiento básico y un chasis conductor conectado a tierra. El primer nivel de protección de seguridad lo proporciona el aislamiento básico. El segundo nivel de protección de seguridad lo proporciona el chasis conductor conectado a tierra. Si se produce un fallo en el aislamiento básico, cualquier conductor con una tensión peligrosa será puesto a tierra por el chasis conductor antes de que la tensión peligrosa pueda entrar en contacto con el usuario. Todas las fuentes de alimentación de clase I deben tener una toma de tierra de seguridad llevada a un chasis conductor de electricidad en la fuente de alimentación.

Clase de protección eléctrica 3

La clase eléctrica (también denominada clase de aparato o clase de electrodoméstico) está definida por la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI), el principal editor mundial de normas sobre tecnologías eléctricas, electrónicas y afines.

Los productos de la Clase I incluyen una conexión a tierra integrada que debe conectarse al cable de tierra del edificio en el que se instala. Todas las partes metálicas del producto deben estar conectadas al cable de tierra, o «Earthed», de modo que si algún conductor vivo entra en contacto con una parte metálica, o un fallo provoca una conexión viva con la parte metálica, la conexión a tierra garantizará que la protección del circuito -como fusibles, RCDs y MCBs- se active y aísle el producto, haciéndolo seguro.    Un cable de tierra puede identificarse claramente por su color verde y amarillo.

Estos productos suelen tener dos capas de aislamiento entre los componentes vivos y los usuarios, por lo que a menudo se conocen como aparatos con «doble aislamiento». Esto elimina la necesidad de una conexión a tierra, ya que ningún fallo puede provocar una tensión peligrosa para el usuario.

Clases de protección en aparatos eléctricos online

Básicamente, durante la fabricación, un aparato portátil recibe una clasificación de clase en función de la protección del usuario contra las descargas eléctricas. Cualquier aparato portátil que no tenga una clasificación de clase debe ser tratado como un aparato de clase 1.

Si un aparato utiliza la tensión de la red, tiene que ofrecer dos niveles de protección al usuario. Muchos tienen más, pero 2 es el mínimo. Al tener más niveles de protección, se garantiza que el aparato siga siendo seguro incluso si falla el primer nivel.

Esto significa que el usuario está protegido de las descargas eléctricas gracias al aislamiento de plástico del cableado. Si esto falla y la carcasa del aparato se pone en tensión, la carcasa del aparato estará lo más cerca posible del potencial cero.

La electricidad siempre intenta tomar el camino de menor resistencia hacia la tierra y, por lo tanto, si alguien tocara la carcasa del aparato, el cuerpo de esa persona ofrecería una mayor resistencia para llegar a la tierra que la del cable de tierra.

Entre los ejemplos de aparatos de clase dos se encuentran cosas como los cortasetos, los cortacéspedes y los taladros. A menudo están construidos con un cableado aislado en su interior, así como con un aislamiento extra debido a la carcasa de plástico del aparato.

También te puede interesar