Clases de natacion comfama

Inspiration Comfama, Guatapé Park

Error loading the page. Try refreshing the page. If that doesn’t work, there may be a network problem. You can use our automatic test page to check what is preventing the page from loading.Learn more about possible network problems or contact technical support for further assistance.

Availability may vary throughout the month depending on the library’s budget. You can still place the title on hold, and you will automatically receive it as soon as it becomes available again.

8º díauk

Así que ahí estaba yo, con 4 años, sentada en un sofá con un cachorro de perro San Bernardo intentando morderme los dedos de los pies. Ahí empezó todo. Mamá era criadora y entrenadora de Santos y razas de trabajo para exposición, deporte y trabajo. El diletante papá era ingeniero mecánico, chef, soldador y músico profesional. Ahora estaba oficialmente enganchado a todo lo relacionado con los perros. Aquella pequeña bola de pelusa blanca y naranja resultó ser Charlie, de 265 libras. El mejor compañero que un niño puede tener.

Los siguientes 31 años estuvieron llenos de perros; como mascotas, proyectos de rescate y de realojamiento, compañeros de caza y clientes. Luego me alisté en el ejército. Por supuesto, quería ser adiestrador de perros, pero para ello tuve que ser policía militar durante un par de años, al menos, hasta que tuve la oportunidad de intentar entrar en el programa canino. No tengo nada en contra del cuerpo de policía militar, pero es una mierda, así que me fui a Artillería de Campaña y pude volar cosas durante unos años.

Ahora es el momento de ir a Afganistán, y necesitamos un par de equipos de perros para ir con nosotros. No hay ninguno disponible, pero hay un nuevo programa que nos convierte a nosotros, los «tipos» normales, en adiestradores de perros preparados para el combate, igual que los de la policía militar, pero mejor, porque no somos policías militares. Mi sargento primero (léase: el tipo a cargo) me eligió para ir porque sabe que tengo mucha experiencia con perros. Sí, ¡nos vamos a la escuela canina!

Parque Recreativo Comfama La Estrella

2. Actividades sociales: En lugar de los entrenamientos de baloncesto, organizamos al menos una vez al mes en cada barrio donde trabajamos una bonita actividad social, como clases de manualidades, una excursión a un parque público con cascadas o una reunión acogedora con una merienda y una bebida saludables. En cuanto a los días especiales como el Día de la Madre o la Navidad, por ejemplo, siempre dejamos que nuestros jugadores hagan tarjetas de felicitación y adornos navideños para sus familias.

3. Partidos de liga: En mayo de 2010 Aros de Esperanza ha iniciado su propia liga interna de baloncesto, llamada «La Liga de Esperanza». Cada equipo juega un mínimo de dos partidos de liga al mes.

Nuestros entrenadores están haciendo un trabajo fantástico con todos los jugadores. Mientras que al principio del proyecto los jugadores se negaban a interactuar socialmente con los miembros de su propio equipo, ahora se ve que los jugadores de todos los barrios interactúan de forma muy social y amistosa entre ellos durante los partidos de liga. Donde antes muchos jugadores eran muy agresivos entre sí, ahora se comportan de forma muy tranquila y respetuosa tanto con los rivales como con los árbitros.

Parque Comfama La Estrella

Creo que lo que se hace realmente bien es el aspecto comunitario y el ambiente de aprendizaje. Había un máximo de 13 o 14 personas a la vez durante las 5 semanas que estuve allí, y todos vivíamos, comíamos y hacíamos cosas juntos. Así que esa vida en común fue algo que realmente disfruté. Las clases y la práctica de la conversación son por la mañana y luego hay una excursión al río o tiempo libre por las tardes, un gran equilibrio para las clases.

Como voluntaria, ayudé con la limpieza de la casa y la cocina (que todos hacemos por turnos), y también ayudé con algunas clases de inglés básico en el pueblo una vez a la semana. También practiqué el inglés conversacional con Joan, que trabaja en la cocina.

También debo decir que el pueblo de San Carlos es encantador, animado pero no turístico ni demasiado grande. Me encantaron los numerosos murales que hay por la ciudad. Disfruté yendo al pueblo, tomando algo allí, comprando frutas a José.

Lo que no disfruté fue la desorganización del lugar. Tengo la sensación de que las cosas no están pensadas tan cuidadosamente como podrían estarlo, y todo se planifica y se hace a última hora. Por ejemplo, algunos viernes no teníamos clase, pero sólo nos enterábamos el día anterior, e incluso entonces, las razones no estaban claras para los estudiantes. Y las actividades que sustituyeron a esas clases fueron hacer pan y natillas, lo cual es bonito, pero no ayuda a mi aprendizaje del español. Si estoy pagando por clases de español, me gustaría tener clases y no un taller de hacer pan en español. Me parecieron una ocurrencia tardía, al igual que otras cosas.

También te puede interesar