Clases de mandalas y su significado

Símbolos del mandala

El mandala, a menudo pronunciado como «mah-ndah-lah», es un poderoso símbolo espiritual que se utiliza en los rituales ceremoniales, el culto, el arte sagrado y la meditación. Tanto los hindúes como los budistas utilizan los mandalas para representar el universo. El nombre deriva de dos palabras diferentes, «la» y «manda», que significan contenedor y esencia.

Si todavía se pregunta «¿qué significa mandala?», creo que esto puede ayudarle: el término mandala se traduce directamente como «círculo» en sánscrito. Un mandala se reconoce generalmente por sus círculos concéntricos y otras figuras geométricas. En el mundo actual, el término mandala se refiere a cualquier patrón o diagrama con un equilibrio radial.

La forma más básica comprende un cuadrado con cuatro puertas en forma de T y un círculo con un punto central. Sin embargo, un mandala puede incorporar otras formas geométricas, como triángulos y polígonos, para formar un disco laberíntico que tiene un significado simbólico.

Los mandalas son ricos en simbolismo en el hinduismo y el budismo; evocan un aspecto profundo en las enseñanzas de ambas religiones. Mientras los monjes crean el mandala, imparten las enseñanzas de Buda. Para desentrañar el significado oculto de los símbolos de los mandalas, se necesita una comprensión mucho más profunda.

Tipos de mandalas y significados

¿Qué es un mandala? Un mandala es una obra de arte compuesta por patrones y símbolos geométricos. En sánscrito, mandala se traduce como círculo o centro. La palabra mandala tiene un significado particular en las prácticas espirituales en la forma en que representa el propio viaje espiritual desde el exterior de uno mismo hacia el interior. Los mandalas se ven en múltiples religiones organizadas, como el hinduismo, el budismo y el cristianismo.

Tanto el calendario maya como la piedra del sol azteca están diseñados de forma que se asemejan a los mandalas. El uso de patrones repetitivos y formas que emanan del centro de un círculo aparecen en otros artefactos artísticos de las civilizaciones de la región mesoamericana, como jarrones y esculturas. El simbolismo de la conexión de los seres humanos con el universo en general también se aplica en los mandalas de las civilizaciones maya y azteca. El arte del mandala en la era modernaEn el siglo XX, un psicoanalista suizo llamado Carl Jung exploró los mandalas en su vida personal y en su consulta. Viajó a la India en 1938, donde descubrió por primera vez el uso de los mandalas. Después de reflexionar, creyó que su uso podía ayudar a descubrir lo que llamó el inconsciente colectivo, que tiene similitudes con los objetivos de meditación del mandala en Asia. El inconsciente colectivo de Jung cree que hay ciertos universales en toda la experiencia humana, como la relación madre-hijo, y el centro de este inconsciente es el yo. Al igual que las formas de los mandalas, el inconsciente colectivo funciona en patrones alrededor de un núcleo centralizado, y su examen intenta descubrir una sabiduría trascendental.

Significado del mandala

Un mandala (sánscrito: मण्डल, romanizado: maṇḍala, lit. ‘círculo’, [ˈmɐɳɖɐlɐ]) es una configuración geométrica de símbolos. En varias tradiciones espirituales, los mandalas pueden emplearse para centrar la atención de los practicantes y adeptos, como herramienta de guía espiritual, para establecer un espacio sagrado y como ayuda para la meditación y la inducción al trance. En las religiones orientales del hinduismo, el budismo, el jainismo y el sintoísmo se utiliza como un mapa que representa a las deidades o, especialmente en el caso del sintoísmo, a los paraísos, los kami o los santuarios reales[1][2] Un mandala suele representar el viaje espiritual, partiendo del exterior hacia el núcleo interno, a través de capas.

En el hinduismo, un mandala básico, también llamado yantra, tiene la forma de un cuadrado con cuatro puertas que contienen un círculo con un punto central. Cada puerta tiene la forma general de una T.[3] Los mandalas suelen tener un equilibrio radial[4].

Un yantra es similar a un mandala, pero normalmente más pequeño y con una paleta de colores más limitada. Puede ser una composición geométrica bidimensional o tridimensional utilizada en sadhanas, pujas o rituales de meditación, y puede incorporar un mantra en su diseño. Se considera que representa la morada de la deidad. Cada yantra es único y llama a la deidad a la presencia del practicante a través de los elaborados diseños geométricos simbólicos. Según un experto, «los yantras funcionan como símbolos reveladores de las verdades cósmicas y como cartas de instrucción del aspecto espiritual de la experiencia humana»[5].

Mandala significado de los colores

En la Edad Moderna, el mandala es un diagrama, carta o patrón geométrico que representa el cosmos metafísica o simbólicamente; un tiempo-microcosmos del universo, pero que originalmente pretendía representar el modelo completo de la estructura organizativa de la vida misma. Un diagrama cósmico que representa la relación con el infinito y el mundo que se extiende más allá y dentro de las mentes y los cuerpos.

Un yantra es similar a un mandala. Normalmente, el yantra es más pequeño y utiliza una paleta de colores más limitada. Un yantra puede ser una composición geométrica bidimensional o tridimensional que se utiliza en el culto o en los rituales de meditación y puede incorporar un mantra en su diseño.

En el hinduismo y el budismo, la gente cree que cuando se entra en el mandala y se avanza hacia su centro, se es guiado a través del proceso cósmico de transformación del universo de uno de sufrimiento a uno de alegría y felicidad.

Gautama abandonó su reino tras tomar conciencia del sufrimiento humano, donde buscó alcanzar la iluminación mediante la meditación y la acción reflexiva. Comenzó a predicar su filosofía por toda la India, donde ganó devotos seguidores y acabó estableciendo la primera sangha, comunidad budista de monjes.

También te puede interesar